La partida del rey emérito divide al PP

La decisión de Juan Carlos I de abandonar España mientras se investiga el origen de su patrimonio ha vuelto a evidenciar las discrepancias estratégicas que existen entre algunos de los principales dirigentes del Partido Popular. Mientras la dirección de Pablo Casado trata de aprovechar las diferencias entre PSOE y Unidas Podemos sobre la monarquía para desgastar al Gobierno de coalición y atacar a Pedro Sánchez, la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha vuelto a hacer gala de su independencia orgánica planteando al también líder del PSOE una gran coalición con los populares.

«Lo que tendría que hacer Pedro Sánchez es anunciar la ruptura inmediata con Podemos y los separatistas y el inicio de conversaciones para formar un Gobierno de Concentración Constitucionalista. Lo que España necesita. Lo que Europa aplaudiría», escribió Álvarez de Toledo el martes en Twitter, apenas unos minutos después de la rueda de prensa ofrecida por el presidente del Gobierno, en la que reafirmó su apuesta por el Ejecutivo con Unidas Podemos pese a sus diferencias sobre la situación del rey emérito.

Ningún otro dirigente de peso de la cúpula del PP respaldó las palabras de su portavoz parlamentaria, que tan solo recibió un apoyo escueto de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre que, en otro tuit en respuesta a Álvarez de Toledo, dijo: «¡España necesita patriotas!»

El mensaje de la portavoz popular en el Congreso pidiendo a Sánchez un entendimiento con el PP y otras fuerzas políticas para formar un «Gobierno de Concentración Constitucionalista» choca de lleno con la estrategia planteada por otros dirigentes de la cúpula de Casado que, lejos de prestarse a un acuerdo, trata precisamente de atacar al jefe del Ejecutivo aprovechando las discrepancias manifestadas en los últimos días entre los ministros del PSOE y los de Unidas Podemos sobre la monarquía.



Contacto:
Correo cadenaes.com