Metro de Madrid vuelve a desbordarse (fotos)

Si todos los expertos virólogos y virólogas coinciden en una cosa es que los espacios cerrados son un festín para el coronavirus. El aire se queda encapsulado, haciendo que el virus se mantenga vivo fuera durante más tiempo y se, lo más peligroso, se generan aglomeraciones que no permiten mantener la distancia de seguridad.

Recordemos que el virus se contagia, que sepamos seguro de momento, por las gotitas de saliva que desprendemos al hablar, toser, etc, o de sudor. En un espacio cerrado, las personas somos propensas a transpirar, y si esto lo juntamos con aglomeraciones tenemos un menjunje que podría ser letal.

El Metro es un medio de transporte que las reúne todas. Apenas una semana después de las aglomeraciones denunciadas por los usuarios, vuelve a ocurrir lo mismo: en hora punta, cientos de personas aglomeradas en las estaciones esperando al Metro y vagones completamente llenos y que tardan demasiado en llegar.



Contacto:
Correo cadenaes.com