El propietario de un hostal de León viola a su empleada

La Audiencia Provincial de León ha condenado al dueño de un hostal en León acusado de violar a una trabajadora de su establecimiento.

Los hechos se remontan a agosto del 2013, siete años antes de la actual resolución judicial. Al parecer, según el escrito de Fiscalía, la mujer estaba en su puesto de trabajo, cuando el acusado comenzó a realizarla sobre el cuerpo de la víctima actos de inequívoco sentido sexual. Tales como lamer sus pechos e introducir su dedo en la vagina.

El dueño del Hostal en león inmovilizó a su empleada

Estos «hechos tan execrables» se acompañaron de fuerza e intimidación para contravenir la voluntad de la víctima. El agresor, dueño del Hostal en León, llegó a inmovilizarla mientras la sometía a abusos.

Por estos hechos, el tribunal ha considerado que está más que probado que tuvieron lugar y que la mujer fue violada por su jefe. Por ello, ha decretado una pena de cuatro años y seis meses de prisión al dueño de un hostal al que atribuyen un delito de violación contra una trabajadora del establecimiento.

La sentencia, que se puede recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), también prohíbe al agresor acercarse a la mujer durante seis años. Así como comunicarse con ella por cualquier medio. Además se le condena a la medida de libertad vigilada por un tiempo de cinco años.

Una pesadilla durante siete años y un gran beneficiario

Estos siete años han sido toda una pesadilla para la mujer, sobre todo por tener que rememorar siete años después la violación. Pero no solo eso, si no que al dueño del hostal en León ha tenido una rebaja de la condena precisamente por eso.

Las partes al tener que esperar casi siete años hasta la resolución judicial ha beneficiado al condenado; ya que se le aplica la atenuante de dilaciones indebidas, según denunció la asociación Adavas, que ejerció la acusación particular en el proceso.

Incluso, fuentes del colectivo destacaron que esta medida «implica siempre una injusticia para la víctima, ya que supone que se rebaja la pena porque el procedimiento se ha alargado más allá de lo razonable».

Al respecto, las mismas fuentes señalaron que resulta muy difícil acreditar que esas dilaciones son derivadas de la inacción judicial o de la conducta procesal del condenado, mediante el abuso de recursos, una conducta que puede sobrepasar el ejercicio legítimo del derecho a la defensa.



Contacto:
Correo cadenaes.com