PSOE y Unidas Podemos pactarán presupuestos para negociar con el resto de partidos

El Gobierno busca encarrilar las fuertes desavenencias que protagonizó la coalición la semana pasada, especialmente a raíz de la advertencia que lanzó Podemos en contra de una negociación presupuestaria con Ciudadanos. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha intentado restar importancia a los diferentes «matices» que tienen los partidos que forman el gabinete y ha tratado de tranquilizar a su socio minoritario asegurando que las cuentas públicas partirán de un acuerdo «interno» y que después se buscarán los apoyos «externos» que necesitan para la mayoría absoluta. Ahora bien, la dirigente socialista asume que ERC no secundará el proyecto presupuestario y asegura que el Ejecutivo se dirigirá a todo el arco parlamentario para salvar las cuentas y, con ellas, la legislatura.

«Es lógico que dos partidos políticos distintos tengan matices diferentes para elaborar un presupuesto, pero no tenemos en este momento ninguna inquietud -ha afirmado Calvo en una entrevista en Las Mañanas de RNE-. Nos vamos a dirigir con un proyecto interno de los dos partidos que estamos en el Gobierno, de ambos partidos, al resto». Calvo trata de aplacar el malestar de Pablo Iglesias por el intento de Ciudadanos de restar todo protagonismo del grupo confederal en las cuentas públicas. «El PSOE sabe que con nosotros no va a contar para unos presupuestos con Ciudadanos», sentenció el viernes la portavoz de Podemos, Isa Serra, que instó a los socialistas a «cuidar la mayoría que sustenta el Gobierno».

«Leímos como Gobierno decir a Junqueras que no apoyará los presupuestos»
Pero mientras Unidas Podemos quiere esperar a que se resuelva el horizonte electoral en Catalunya para allanar el apoyo de ERC, la parte socialista del Gobierno deja claro que no es esa su intención. «Hace dos o tres fines de semana Junqueras decía: «No vamos a aprobar los presupuestos». Esto lo leímos como Gobierno, no se lo ha inventado nadie -ha dicho Calvo sobre un titular de hace un mes en La Razón-. Si leemos esto, tenemos que seguir trabajando». «No nos queda otra. esto no es elegible, es obligado», ha dicho la vicepresidenta primera sobre la necesidad de buscar el resto de apoyos parlamentarios.

«Por mucho que se esté en la oposición, ha llegado la hora de ayudar, no es aleatoria la aritmética -ha expresado sobre la mayoría absoluta que se requiere para sacar adelante el proyecto de presupuestos-. Intentaremos negociar con todos los que sientan que también tienen que aportar algo». La parte socialista del Ejecutivo ha multiplicado la presión sobre Pablo Casado para que facilite las cuentas públicas. Pedro Sánchez protagoniza este lunes un acto en el que reunirá a los máximos representantes del Ibex 35 así como a la patronal, los sindicatos y representantes de la sociedad civil con la pretensión de reclamar unidad tanto a las fuerzas políticas como al conjunto de agentes sociales para superar la crisis que deja el coronavirus.

Calvo descarta un debate sobre el modelo de Estado
«El PP es un partido importantísimo para entender la democracia española, no hace falta que le presione nadie hace falta que encuentre su posición», ha dicho Calvo, que considera que Casado debe luchar contra la ultraderecha y «ocupar un espacio de colaboración en una situación excepcional». Así, ha aprovechado para exigir al PP y a los gobiernos que lidera que abandonen la «confrontación» a propósito de la lucha contra la pandemia. De hecho, Calvo ha atizado a las comunidades autónomas que acusan al Gobierno de inacción y ha recordado que muchas pidieron salir del estado de alarma y que se les devolvieran las competencias mientras ahora reclaman al Gobierno que actúe. «Estas frases de confrontación del PP quedan bien pero no se sustancian con la realidad en absoluto», ha aseverado. Calvo también ha descartado que el Gobierno vaya a realizar una reforma legislativa para facilitar que se limiten derechos y libertades sin el estado de alarma que, a su juicio, es la fórmula más garantista.

La vicepresidenta ha asegurado que el repunte de los contagios era «previsible» y ha emplazado a la «prudencia y la disciplina» como fórmula para atajarlo. Así, ha enfatizado que las administraciones públicas tienen los elementos para prevenir y rastrear los casos para frenar la expansión del virus. No obstante, se ha mostrado contraria a realizar un nuevo confinamiento: «Un país no puede estar permanentemente en confinamiento porque acaba hundiéndose».

Sobre la marcha del rey emérito de España y la posibilidad de que se abra un debate sobre el modelo de Estado a instancias de Unidas Podemos, Calvo lo ha descartado. «En el Gobierno podemos estar dos partidos con ideas distintas sobre la forma de Estado, pero el Gobierno como tal está en la defensa del orden constitucional», ha afirmado antes de apostillado: «Tenemos una monarquía parlamentaria como forma de Estado y a eso nos dedicamos. El Gobierno no está sobre abrir un debate sobre la forma de Estado»



Contacto:
Correo cadenaes.com