Rey emérito Juan Carlos I, cada día más cerca del destierro por múltiples escándalos

Acosado por sus propios escándalos, Juan Carlos I se encuentra cada día más cerca del ‘destierro’, según han revelado diversos medios. El rey y jefe del Estado desde 1975 hasta su abdicación en 2014, y rey emérito desde entonces hasta la actualidad, habría comunicado ya al actual jefe del Estado, su hijo Felipe VI, su disposición a abandonar por su propio pie el Palacio de la Zarzuela –su residencia desde 1962, cuando era sólo un veinteañero al que el general Franco preparaba para sucederlo en la Jefatura del Estado– para vivir de alquiler, pagado por los empresarios que lo rodearon en su mejores tiempos, en otro punto de España o incluso, al menos hasta que dejen de arreciar los escándalos, fuera del territorio español.

El propio Gobierno de coalición está aumentando en los últimos tiempos la presión sobre la Casa Real para que Juan Carlos I acabe saliendo de Zarzuela. En una entrevista con Informativos Telecinco realizada este lunes –el día en que se publicó que Corinna Larsen declarará como imputada el próximo 8 de septiembre en la Audiencia Nacional por el contenido de una conversación, con el excomisario de Policía José Manuel Villarejo, sobre el enriquecimiento irregular del anterior jefe del Estado–, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, insistía en que considera “inquietantes y perturbadoras” las informaciones sobre el patrimonio oculto de Juan Carlos I y aseguraba que el Gobierno de coalición “siempre” defenderá la “estabilidad institucional” también en lo relativo a la institución monárquica –“defendemos el pacto constitucional, defendemos la monarquía parlamentaria”, aseguró–, pero advertía de que para tener “instituciones robustas” se necesita “transparencia y ejemplaridad”.

La propia Casa Real tiene asumido que Juan Carlos I acabará saliendo de Zarzuela y que seguramente tendrá que hacerlo antes del 8 de septiembre –cuando Corinna Larsen declarará como imputada en la Audiencia Nacional–, pero lo que la Casa Real no tiene del todo claro es cuál es la mejor opción para el futuro de la Corona: que el anterior jefe del Estado pase a vivir en otro punto de España o que lo haga, al menos hasta que dejen de arreciar los escándalos, fuera del territorio español. Es decir que no tiene del todo claro qué dañaría más la imagen de la institución monárquica: si Juan Carlos I viviendo de alquiler –pagado por sus empresarios más afines– en alguna zona residencial española mientras en Suiza y, en menor medida, en España avanzan las investigaciones judiciales sobre su patrimonio oculto… o Juan Carlos I en el ‘exilio’ a la espera de juicio para volver a territorio español. Eso, si vuelve.



Contacto:
Correo cadenaes.com