SE FILTRÓ: documento prueba la participación del juez Serrano (Vox) en el fraude de 2,4 millones

El juez de Vox Francisco Serrano fundó la empresa Bio Wood Niebla junto a su socio Enrique Pelegrín, por la cual solicitaron una ayuda pública de 2,4 millones de euros para la instalación de una fábrica de pellets en Niebla (Huelva).

Nunca se construyó dicha fábrica, por lo que Hacienda reclamó la millonaria subvención, que ninguno de los dos devolvió.

La Fiscalía de Andalucía ha interpuesto una querella criminal contra Serrano y su socio por un posible fraude de subvenciones.

El magistrado de Vox lleva meses justificándose y argumentando que él fue engañado y que se desvinculó del proyecto al observar las irregularidades de su socio, que, según Serrano, era quien administraba.

Pero la realidad es bien distinta: el juez también administraba y también participó en el engaño, tal y como prueba un documento del Registro Mercantil de la Provincia de Sevilla al que ha accedido ‘Info Libre’. En el acto de constitución de la empresa, Serrano aseguró que había comprado una maquinaria que no había adquirido, una declaración falsa sin la cual no habría conseguido los 2,48 millones de euros públicos.

Para conseguir esta cuantía, Bio Wood Niebla SL declaró tener un capital social de 1.245.000 euros, dado que la orden de los préstamos del Ministerio de Industria no permitía que las nuevas sociedad recibiesen más del triple de sus fondos propios. Pero lo cierto es que la empresa solo poseía 7.000 euros de fondos propios.

Del capital social inicial de 1.245.000 euros, Serrano era dueño del 60% a través de su despacho, Serrano Abogados de Familia SLP, y Pelegrín contaba con el 40%, gracias a la supuesta aportación de tres granuladoras para la fabricación de pellets valoradas en 495.200 euros y otros 2.800 euros en efectivo, según consta en el Registro Mercantil.

La aportación del juez Serrano estaba conformada por 4.200 euros en efectivo y un secadero rotativo LN 10.000 con caldera de biomasa valorado en 742.800 euros, que nunca existió pese a que el magistrado afirmó que era dueño de la máquina “por justo y legítimo título, no adeudando nada por su adquisición”.

El 24 de noviembre de 2016, el Ministerio de Industria concede a Bio Wood Niebla SL la subvención de 2,48 millones de euros. El 22 de diciembre se ingresó este importe en una cuenta de Targo Bank. El 30 de diciembre la junta de socios de la empresa decide reducir drásticamente el capital devolviendo a los socios la maquinaria aportada al constituirse: el secadero de Serrano y las 3 granuladoras de Pelegrín, que representaban un total de 1.238.000 euros (el 99,43% del valor de la compañía).

El 31 de diciembre del siguiente año la empresa echa el cierre con unos números mínimos. El patrimonio neto y los fondos se sitúan en 6.994,9 euros, habiendo perdido 5,1 euros.

La única cuenta que presentó Bio Wood Niebla SL fue en 2016, en las que figura la deuda de 2.489.000 euros contraída para financiar la fábrica de pellets y que sigue constando en las cuentas de Bio Wood Niebla de 2018.

Serrano afirma que la reducción casi total del capital realizada en diciembre de 2016 tuvo como objetivo ajustarse a la legalidad, por lo que se entiende que ya tenía sabía que existían irregularidades. No obstante, no salió de la empresa hasta octubre de 2017.



Contacto:
Correo cadenaes.com