Prisiones catalanas otorgan el régimen abierto a presos secesionistas

La Conselleria de Justicia de la Generalitat de Cataluña ha concedido la semilibertad o tercer grado penitenciario a los presos independentistas líderes del 'procés'. Así, el Govern acepta la propuesta de las prisiones catalanas, otorgando el regimen abierto a los nueve presos secesionistas.

De esta manera, a partir de ahora, los exconsellers Oriol Junqueras, Raül Romeva, Carme Forcadell, Jordi Turull, Josep Rull, Dolors Bassa, Joaquim Forn, así como el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y el líder actual de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, solo deberán ir al centro penitenciario para dormir.

Además, podrán pasar el fin de semana en casa si bien todavía está pendiente que las Juntas de Tratamiento de las cárceles decidan el modo en el que disfrutan su tercer grado. La legislación penitenciaria contempla muchas modalidades, incluido el control telemático que les permitiría no regresar si quiera para dormir. 

La decisión de la Generalitat es ejecutiva, es decir, en el momento en el que las juntas a las que se les informa de que la Conselleria de Justicia determina el modo en el que los presos van a cumplir ese tercer grado, estos comienzan a salir de la cárcel, independientemente de que la Fiscalía recurra.

En caso de que el juez de vigilancia penitenciaria rechazase el tercer grado, los líderes del 'procés' tendrían obligación de volver a prisión. Sin embargo, estos esperan los recursos ya en tercer grado, saliendo de la cárcel y regresando a ella únicamente para pasar la noche.

Ahora pueden salir de prisión

De esta manera, los líderes independentistas no tienen que esperar a que acabe todo el proceso de recursos hasta que llegue al tribunal sentenciador, en este caso el Tribunal Supremo, para comenzar a cumplir con el tercer grado o semilibertad. No obstante, si cuando el proceso llegue al Alto tribunal, este considera que los presos independentistas no tienen que estar en tercer grado, deberán volver a sus respectivas prisiones. 

Si cuando el proceso llegue al Supremo, este considera que los presos no tienen que estar en tercer grado, deberán volver a prisión

A los presos secesionistas se les aplicó el artículo 100.2 del reglamento penitenciario, por lo que podían salir para trabajar, realizar labores de voluntariado o cuidar a familiares en caso de necesitarlo. Ahora, con el tercer grado podrán tener disponibilidad de 48 días de permiso al año, frente a los 36 que tienen en la actualidad con el segundo grado. Acorde con los procesos, será la Fiscalía, previsiblemente, la primera que pedirá la revocación de esta decisión al juez de vigilancia penitenciaria y después al Tribunal Supremo. 

"Bajo riesgo de incidencia"

Por su parte, desde que las juntas de tratamiento formularon las respectivas propuestas, el equipo del Servicio de Clasificación disponía de un máximo de dos meses para estudiarlas.

El departamento encargado de esta decisión, asegura que todos los citados han participado en "actividades de razonamiento, juicio crítico y resolución de conflictos". Además, según el organismo, han actuado con la "máxima colaboración", tanto con el resto de internos como con los profesionales de los centros penitenciarios.

Asimismo, indican que esta resolución también se ha tomado debido a la "ausencia de incumplimientos judiciales y de expedientes disciplinarios". Según la Generalitat, todos los presos cuentan con "una red social y familiar favorable para la rehabilitación", por lo que esta señala que existe "bajo riesgo de reincidencia".



Contacto:
Correo cadenaes.com