Ayuso quiere limitar el cierre de Madrid al puente mientras Castilla-La Mancha y Castilla y León se confinan

Parecía que la decisión de cerrar las comunidades de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha se haría de forma conjunta, pero no ha sido así. La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado en una comparecencia junto a sus homólogos en Ávila que pedirá al Gobierno limitar el cierre de su territorio solo al puente de Todos los Santos del próximo fin de semana. Mientras, los presidentes autonómicos de las Castillas han comunicado un confinamiento perimetral de sus regiones hasta el día 9.

Ayuso inicia así un nuevo desafío contra el Gobierno y propone algo que no está contemplado en el decreto del estado de alarma: el cierre de regiones «por días». El decreto del estado de alarma deja en manos de las comunidades la imposición del toque de queda (hasta el 9 de noviembre) o la restricción de la movilidad hacia otros territorios, lo que se conoce como cierre perimetral. Sin embargo, el texto sí que establece los plazos de esas medidas.

Según el decreto, en lo referente a las restricciones para viajar, esta debe establecerse «a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad» y nunca por menos de una semana. «La eficacia de la medida no podrá ser inferior a siete días naturales», recoge el texto.

«Sólo estamos dispuestos a cerrar por días», ha señalado en su comparecencia sin preguntas Ayuso, que ha asegurado que trasladará este mismo miércoles su petición por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Ayuso ha utilizado la comparecencia conjunta con Page y Mañueco para hacer un nuevo alegato contra el Gobierno. «Hemos sufrido de manera arbitraria, sectaria y sobre todo arrolladora cómo nos han cerrado Madrid», ha dicho en referencia al estado de alarma de 15 días y la orden de Sanidad que obligó al Gobierno regional a cerrar la capital y otros nueve municipios. «De hecho, es la única que ha sufrido de manera unilateral, sin ningún tipo de diálogo, un Estado de alarma a la carta, cuando luego el virus se ha propagado por toda España, por lo que esto demuestra que no va de fronteras y no de va de madrileños», ha añadido.

Ayuso se había manifestado en contra este martes de cerrar Madrid y había prometido tomar la decisión escuchando a los «técnicos sanitarios» y a los presidentes Emiliano García Page y Antonio Fernández Mañueco, que han apostado por cerrar sus regiones desde el viernes hasta el día 9 de noviembre. La presidenta madrileña ha apostado, sin embargo, por «una solución intermedia»: solo cerrar durante este puente –Madrid tiene otro en diez días– en contra de lo que establece el estado de alarma.

«No hemos encontrado informes que avalen la eficacia epidemiológica de las limitaciones de entrada y salida de carácter perimetral, por lo que consideramos que, de adoptarse, esta medida debiera poder tomarse por días», defiende la dirigente del PP en la carta que ha remitido ya al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. «El establecimiento de este período mínimo puede ser contraproducente a los efectos de adoptar medidas necesarias pero que han de ser proporcionadas y lo menos restrictivas de derechos que sea posible», añade.

A diferencia de Ayuso, Castilla y León cierra sus fronteras y limita la movilidad desde el viernes a las 14 horas hasta la finalización del estado de alarma, el 9 de noviembre. El presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado que se trata de medidas «drásticas pero proporcionadas». «El virus no entiende ni de fronteras, colores políticos ni ideologías», ha destacado el presidente autonómico.

La comunidad autónoma de Castilla-La Mancha también se confina. Lo ha anunciado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha detallado que este cierre perimetral se realizará desde el 30 de octubre hasta el 9 de noviembre. García-Page firmará mañana jueves el decreto en el que se establece este cierre perimetral y otra serie de restricciones.

Ayuso ha confirmado lo que venía defendiendo. La presidenta de la Comunidad de Madrid se había mostrado este martes reticente a cerrar la autonomía por el «daño» que una medida así podía originar en la economía. Ni siquiera la reunión con sus homólogos ha servido. Tampoco las presiones de Ciudadanos.



Contacto:
Correo cadenaes.com